Me acuerdo de la primera vez que fui al campamento de verano de Life Teen en Covecrest (Georgia). Fue en 2012. En mi parroquia hacía un año habíamos empezado con Life Teen y EDGE, pero un poco a ciegas. Ir allí me descubrió un mundo nuevo sobre como hacer pastoral juvenil. Todo era a lo grande. Des de cada detalle de la ambientación hasta la forma como los adolescentes habrían su corazón en los pequeños grupos. Os dejo un vídeo de aquella semana que vivimos en Covecrest:

Después de ver este vídeo pueden pasar dos cosas. Una: ¡que nos motivemos! “Que pasada, tenemos que construir una cascada en nuestra parroquia ;)” O desmotivarnos: “No tendremos nunca algo así…”

A mi este vídeo me motiva. No porque en Terrassa tengamos nada de esto, ni a chavales tan motivados, ni cascadas, ni nada de esto. Pero me motiva porque para mi esto es un ejemplo de que si piensas en grande Dios aun piensa en más grande, y juntos podemos hacer cosas que ni pensábamos. Pero junto a Él y para Él. Me motivan los ejemplos de personas o parroquias que son capaces de mover el corazón de tantos jóvenes. Y me motiva enormemente cuando voy a dar formaciones a parroquias o diocesis. Porque para mi significa que aquello que tanta gente desmotivada dice que la iglesia está acabada, que ya no quedan jóvenes y que somos anticuados es falso. Es verdad que no estamos para  echar cohetes 😉 pero es falso.

¿Qué estamos haciendo aquí, leyendo este blog? ¿Porqué estamos con Life Teen o EDGE en nuestra parroquia? Quien nos iba a decir hace un tiempo que ahora estaríais con toda esta movida… pero lo cierto es que somos unos elegidos. Yo lo veo así. Dios te ha escogido a ti para hacer cosas grandes en tu parroquia. Hubiera podido escoger a alguien que hablase mejor, que tuviese más don de gentes, que fuese más organizado… pero te ha escogido a ti. Una vez leí esta frase que me encanta: Dios no escoge a los capacitados, sino que capacita a sus elegidos.

Y por eso estamos aquí. En su plan para nosotros incluye dedicar horas, esfuerzos, oraciones y cansancio a los más jóvenes. Aunque no sepamos como, aunque a veces nos falte tiempo y ganas… este es su plan. Elegidos para cosas grandes. Aquí en Barcelona tenemos la Sagrada Familia. A mi me encanta. Y pienso que Gaudí si fue capaz de construir aquello es porque pensó en grande. No era un chapuzas, no era alguien de “ir tirando”, sino que pensó, soñó, rezó, y lo enfocó todo a Nuestro Señor

Soñar en cosas grandes, para nuestras parroquias. Estamos juntos en este ministerio, en esta misión de acercar a los jóvenes a Cristo. Y Él quiere usarnos para mover los corazones de tantos adolescentes que están en nuestros pueblos y ciudades. Dejémonos sorprender.

Aprovecho para daros la bienvenida a este blog, donde iremos colgando testimonios, artículos de interés y novedades, para intentar estar un poco más cerca de vosotros en vuestro ministerio. Gracias por vuestro sí, por vuestras ganas.

Unidos en la oración,

Life Teen Spain