¿Por qué Life Teen? Me preguntan constantemente cuando cuento la experiencia de la Parroquia con este método de evangelización para adolescentes y jóvenes. Todo comenzó gracias a un artículo en Religión en Libertad que explicaba como una parroquia se había transformado gracias a este método e invitaban a un encuentro en Barcelona. Después de hablarlo con mi Párroco decidimos ir y ver en qué consistía.

Una vez allí quedé prendado de este método de evangelización, tanto fue así que al regresar los jóvenes me llamaban “friki” porque había prendido en mi interior una llama nueva, una pasión por evangelizar a los adolescentes. Con esta llama iniciamos el curso proponiendo a los adolescentes este método. Empezamos con EDGE y ha sido un regalo el comprobar como estos adolescentes y jóvenes venían cada viernes con ilusión a la Parroquia, se reservaban incluso el día evitando poner cumpleaños y otras actividades, y hemos comprobado como los propios adolescentes invitaban a sus amigos a Life Teen. Durante todo el curso los chicos venían contentos y no fallaban ni un viernes. No sólo ha sido un impulso nuevo para los adolescentes, sino para toda la Parroquia que veía como cada viernes y domingos se llenaba de jóvenes y daba una esperanza nueva.

arroyo

Después de este año sólo puedo decir cosas positivas sobre este método, por mi Parroquia de Arroyomolinos han pasado sacerdotes de Toledo, Madrid, Getafe y hasta de Brasil nos han visitado para comprobar de primera mano en que consiste el espíritu Life Teen, así es como yo lo llamo.

Tanto los catequistas (CORE TEAM como llaman ellos) como a mí personalmente nos ha ayudado en nuestra vida interior y de fe, profundizando en la oración, en la amistad entre nosotros y sobre todo en los sacramentos, la Eucaristía y la Reconciliación. No tengo palabras para describir todo lo vivido este curso y todo lo que nos ha bendecido Dios, hasta el punto de tener que dividir el grupo a l curso que viene de todos los que formamos ya parte de esta gran familia.

Life Teen ha transformado mi vida como sacerdote, he descubierto que tenemos que SOÑAR EN GRANDE y no cansarnos de entregar nuestra vida por las almas. Me considero parte de esta gran familia y doy gracias a Dios porque lo ha puesto en mi camino y le pido que sigamos juntos acercando los adolescentes a Cristo.

Rvdo. D. Juan Cerrato Ponce 
Párroco de Arroyomolinos.